miércoles, 18 de octubre de 2017

Ley de Transitoriedad de Cataluña


Seguramente soy el último del mundo en leerme la Ley de Transitoriedad de Cataluña, de ahí que no esté tan bien informado como tantos otros, que saben mucho del tema. Por eso, para cubrir esa laguna que no me hace ver las cosas claras, la he leído con detenimiento y he sacado mis propias conclusiones del avance que supone.

Sin extenderme, voy a comentar dos o tres asuntos. Por ejemplo, el de la independencia del poder judicial.

Como es sabido, una de las cosas más criticadas del régimen del 78 es que la Justicia está controlada por el gobierno de turno, ya que la Constitución española dice que al Presidente del Tribunal Supremo lo nombra el Rey, "a propuesta del Consejo General del Poder Judicial", o que al Fiscal General del Estado también lo nombra el Rey, pero a propuesta del Gobierno.

Eso en Cataluña no ocurrirá, puesto que allí han asegurado la independencia del cargo, ya que al presidente del Tribunal Supremo y al Fiscal General los nombrará el presidente de la Generalitat. Está clara la diferencia: a unos los nombra un rey  y a los otros un presidente, que no es lo mismo.

Y con los poderes judiciales, igual, en sus nombramientos intervienen el Govern y el Parlament, que no es lo mismo que si lo hacen el Gobierno o las Cortes. Por ejemplo, en la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, además de los cargos judiciales competentes, habrá cinco magistrados o jueces elegidos por el Parlament.


Pero lo que más me ha convencido es el asunto de la nacionalidad, tanto que ya estoy deseando una ley igual para Andalucía.

Los artículos 7 y 8 de la Ley, están dedicados a la nacionalidad catalana, y son, como deben ser, exigentes y controladores, con requisitos 
sobre el tiempo de residencia para obtener la nacionalidad, tan avanzados, que ya los establecía la Constitución de Cádiz de 1812.

Pero me gusta especialmente el art. 17.

En la universidad española, por decir algo, hay profesores que dan clase sin tener la nacionalidad española. Y en Europa igual, tengo amigos dando clases en Francia o en Alemania, sin tener la nacionalidad francesa o alemana; incluso pasa en Chile o en México... ¡Un despropósito!


Eso en Cataluña no va a ocurrir, para dar clase en una universidad catalana habrá que tener la nacionalidad catalana. ¿Qué es eso de que un emigrante, un extranjero, otro cualquiera, le quite un puesto de trabajo al nacional?, por eso la Ley de Transitoriedad de Cataluña, especialmente el punto 17.5, impide que quien no tenga la nacionalidad ocupe puestos del ejercicio del poder público, de la función pública.

También es interesante el art. 26, que reserva el derecho de sufragio "a las personas con nacionalidad catalana"; las excepciones se verán en el futuro.

Pero lo mejón de lo mejón es el artículo 9, cuando dice que "la atribución de la nacionalidad catalana no exige la renuncia de la nacionalidad española ni de cualquier otra", de manera que, si quiere, un independentista catalán conservará en España los derechos que le niega a los españoles en Cataluña.

¡Maravilloso! Que lo apliquen en Andalucía ¡ya!.
 

El ayuntamiento denunciado por xenofobia

Aunque parezca sorprendente, el ayuntamiento  de Cádiz ha sido denunciado por xenófobo por ACOM (Acción y Comunicación sobre Oriente Medio), una organización que dice defender los intereses compartidos entre Israel y España.

ACOM denuncia lo que considera acción discriminatoria y xenófoba del ayuntamiento al aprobar la Junta de Gobierno, el 16 de julio de 2016, su adhesión a la red de municipios libres al apartheid israelí, aludiendo también ACOM a la suspensión del ciclo de cine israelí organizado por la Fundación Municipal de Cultura, cuando ya había comenzado. 

La noticia es sorprendente, pero lo cierto es que ACOM ha obtenido ya varios éxitos judiciales por denuncias similares, como se puede ver en su web.

Más información en Cádiz Directo.

Las murallas de Cádiz y el comercio. Exposición


Excelente trabajo de REBOMBO Estudio, un equipo de creación, diseño e ilustración, formado por Raúl Gómez y Raquel Jove, que han recreado, sin perder rigor informativo histórico, la vida gaditana del siglo XVIII, partiendo de las murallas y a través del comercio, para ilustrar la llegada de la Casa de Contratación a Cádiz en 1717, la creación de otras instituciones, como el Colegio de Cirugía o el Observatorio, sin olvidar la sociedad de la época, la vida cultural, los vendedores ambulantes o la esclavitud.




Ha sido un placer colaborar con REBOMBO.
En la Casa de Iberoamérica. Merece la pena una visita pausada. 

Soy solo una mujer y ya es bastante

De Gloria Fuertes, en las calles de Madrid. La foto me la envió Juan S. P. G. 


lunes, 16 de octubre de 2017

30 años de Burguesía

Es coincidencia, pero este 2017 me está haciendo algo nostálgico.

He recordado en dos entradas anteriores la publicación de dos libros, el primero que me editaron hace 35 años, La desmortización civil en Cádiz en el Bienio Progresista, y el trabajo colectivo que coordiné hace treinta, Prensa gaditana, 1763-1936.

Hoy, 16 de octubre, también se cumplen treinta años de la presentación de La burguesía gaditana en la época isabelina, libro surgido de mi tesis doctoral, que no publiqué completa, pues por razones de extensión editorial, no se incluyeron un epígrafe introductorio sobre la ciudad, un capítulo dedicado a la evolución demográfica de Cádiz entre los años 1800 a 1875, además de otros epígrafes breves y algún apéndice de menor importancia.

En el acto de presentación coincidí con Mercedes Fórmica, que presentaba su texto autobiográfico La Infancia, como recogió Diario de Cádiz el 17 de octubre de 1987.

El recorte del periódico que pongo es un recuerdo que me emociona, pero no por el acto en sí, si no por el mismo recorte, que no lo había guardado yo. Cuando murió Jesús Díaz, el de Las Banderas, su hija Marita me entregó el recorte del periódico que mi amigo Jesús guardaba en un ejemplar de mi libro.

He de decir, también, que de La burguesía, lo que más me satisface es que, treinta años después, sigue siendo un libro citado por otros investigadores.

Información municipal


Uno de los mayores errores democráticos es ocultar información, a la que legítimamente tienen derecho, a los grupos de oposición.

Durante sus años de mandato el PP escamoteaba la información a la oposición, de manera destacada al PSOE por mucho que realizara, por los cauces establecidos, preguntas al equipo de gobierno de Teófila Marínez, como recordábamos aquí.

Ahora toda la oposición se queja de falta de información, de que los requerimientos para conocer el desarrollo de asuntos municipales, enviados al alcalde o al equipo de gobierno actual, en la mayor parte de las ocasiones quedan sin respuesta, utilizando, a veces, el mismo recurso que usaba el PP, decir que se ha enviado la consulta a la delegación correspondiente, de la que casi nunca se recibe respuesta.

Mal hace José María González y su equipo de gobierno imitando a sus antecesores, sobre todo cuando todos recordamos las promesas de puertas abiertas y paredes de cristal que se hicieron el mismo día de la toma de posesión del alcalde. 

viernes, 13 de octubre de 2017

Luis Quintero


Me sorprende y me apena la noticia de la muerte de Luis Quintero, a quien traté esporádicamente, algunos intercambios de correos y breves conversaciones, pero de cuya obra me declaro admirador desde que conocí, allá en La Colonial, algunos de sus trabajos, después exposiciones y muestras, pero sobre todo, admiro -no voy a usar el pasado- la obra que ha dejado en la ciudad.

Creo que "El candado" que está en la glorieta de los Peridistas, es el mejor monumento que ha dejado el Bicentenario de la Constitución, como escribí en su día, por encima de "El pájaro", que no obstante, el pájaro, es mejor que Queco y Queca.

Además, ha dejado dos esculturas, excepcionales, dedicadas a dos grandes escritores gaditanos. La magnífica escultura de Fernando Quiñones, captado paseando por La Caleta, y la genial representación de Carlos Edmundo de Ory en la Alameda, cuya imagen ilustra este comentario.

Como dice Tamara Garía en Diario de Cádiz, Luis Quintero no se ha ido del todo. 

jueves, 12 de octubre de 2017

La recogida de basura


Lo de la basura, la recogida de basura, clama al cielo. La mayoría de los bidones no se vacían completos, ya que lo habitual es que el operario coja las bolsas de basura de un bidón y las ponga en otro, que es el que vacía completo en el camión, de manera que en los bidones quedan restos de basura, latas y, sobre todo, suciedad, por que, esa es otra, los bidones llevan meses, casi años, que no se limpian, dejando un hedor notable en las casapuertas.

La primera foto es de agosto de 2017; la segunda de agosto del 14; la tercera de mayo del 16; y la cuarta de abril del 13, siempre del mismo bidón, sin vaciar y sin limpiar. El ayuntamiento debería tomar medidas.




Concurso 245

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio, crema catalana, que está de moda.